Ejercicio en verano: ¡Ojo con el calor!

El verano y las vacaciones no son excusa para dejar de hacer ejercicio, pero hay que tener en cuenta que nuestra rutina deportiva tendrá que cambiar un poco para poder sobrellevar las horas de calor sin que nos pase factura en nuestra salud.

Por ello te dejamos los tres consejos para poder seguir haciendo deporte en los meses de verano y continuar con una rutina sana en julio y agosto.

  1. Evita hacer ejercicio en las horas centrales del día: cambia tu rutina para hacer ejercicio a primera hora o por la tarde/noche, evitando sobre todo la franja entre las 12:00 y las 16:00 que es cuando hace más calor. De esta forma no forzaremos al cuerpo a trabajar en altas temperaturas, donde corremos el riesgo de sufrir un golpe de calor.

 

  1. Bebe más agua: con el calor, nos volvemos propensos a la deshidratación ya que sudamos más. Es fundamental estar hidratados todo el día, pero sobre todo al hacer ejercicio (¡antes, durante y después!). Puedes combinar el agua fresca con bebidas isotónicas o incluso agregar frutas al agua para darle sabor.

dw

  1. Escucha tu cuerpo: si sientes algún síntoma de golpe de calor (mareo, fatiga, calambres, náuseas), para y busca un lugar a la sombra donde descansar. Refréscate la cabeza con agua y pide ayuda si te sientes débil. Recuerda que tu cuerpo no está acostumbrado a trabajar a un alto nivel de calor y tendrás que acostumbrarte a esa nueva situación poco a poco.